SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

[El domingo 3 de junio, Solemnidad del Corpus Christi, se mantienen todas las MISAS del domingo: 10:00, 11:00 y 12:30 y 20:00.

Este año la procesión es por la mañana: A partir de las 11:00 hs. empezará a formarse la Procesión con el Santísimo por las calles de Málaga desde la SIB Catedral.

ADORACIÓN EUCARÍSITICA

En nuestra Parroquia de San Miguel, al acabar la misa de 11 y hasta que comience la de 12:30 habrá Exposición Solemne del Santísimo]

¡Venid adoradores! ¡Adoremos a Cristo Redentor!

La comunidad cristiana vive recordándonos a través del año litúrgico los diferentes aspectos del Señor en su infinita inabarcabilidad. Pero hay fechas en las que los cristianos nos fijamos en un aspecto del Señor, en un aspecto tan especialmente importante que incluye de golpe todos los demás: Su presencia bien amada, la santa Eucaristía, en donde Cristo resucitado prometió acompañarnos todos los días hasta su regreso al final de los tiempos.

Es en torno a la Eucaristía en donde la comunidad se reúne cada mañana para ofrecer un nuevo día y cantar las alabanzas primeras; es allí en donde celebra la fortaleza del Pan santo que nutre y sostiene; es también ahí en donde al caer de cada tarde se vuelve a convocar a los hermanos para dar gracias y para seguir pidiendo gracia.

Adorar a alguien es estar dispuestos a dar la vida por él, amarle, entregarte, anonadarte. Esto, en sentido estricto, es debido sólo a Dios. La criatura adora a su Creador. Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas, Oración | Comentarios desactivados en SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA

Este año, por primera vez, el 21 de mayo, lunes después de Pentecostés, se celebrará la fiesta de “María, Madre de la Iglesia” que Francisco ha introducido en el calendario litúrgico. Se trata de un título de la Virgen que se remonta a los últimos días del Concilio Vaticano II.

A través de un Decreto de la Congregación para el Culto Divino, el Vaticano ha establecido que la memoria de la “Virgen María, Madre de la Iglesia” se celebre cada año el lunes siguiente a Pentecostés.

Mater EcclesiaeFrancisco estableció esta Memoria con un decreto del 11 de febrero de 2018, 160 aniversario de la aparición de la Virgen en Lourdes. Si el lunes después de Pentecostés coincide con otra fiesta, la de la Virgen tendrá prioridad sobre ella. La fiesta ya estaba en el Calendario Litúrgico desde hacía años, pero ahora es obligatoria y contará con sus propias oraciones para la Misa. A pesar que desde hace mucho tiempo la Iglesia reconoce a María como Madre de la Iglesia, ahora contará con una fiesta propia.

El 21 de noviembre de 1964, al terminar la tercera sesión del Concilio Vaticano Segundo, el Beato Papa Pablo VI proclamó solemnemente a la Virgen María “Madre de la Iglesia” ante el aplauso de los padres conciliares. Precisamente en el Consistorio del 19 de mayo –víspera de Pentecostés- se anunciará la fecha de Canonización del Papa Montini (Pablo VI)

En el interior de la Basílica Vaticana se venera a la Santísima Virgen bajo esta advocación: Sigue leyendo

Publicado en Eventos, Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA

PENTECOSTÉS

El Espíritu Santo fuerza viva de la Iglesia. La solemnidad de Pentecostés corona los cincuenta días de la fiesta de la Pascua. Es la plenitud de la Pascua. Jesús había prometido a sus apóstoles el Espíritu Santo, y hoy cumple su promesa. El Espíritu Santo estuvo presente en el comienzo de la vida pública de Jesús, y estuvo presente también en el inicio de la actividad misionera de la Iglesia

Cincuenta días después de la Pascua, un viento impetuoso sopló sobre Jerusalén y la llama del Espíritu Santo bajó sobre los discípulos reunidos en torno a María, la Madre de Jesús, se posó sobre cada uno y encendió en ellos el fuego divino, un fuego de amor, capaz de transformar.

pent15El miedo desapareció, el corazón sintió una fuerza nueva, las lenguas se soltaron y comenzaron a hablar con franqueza, de modo que todos pudieran entender el anuncio de Jesucristo muerto y resucitado. En Pentecostés, donde había división e indiferencia, nacieron unidad y comprensión. Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en PENTECOSTÉS

FECHAS BAUTISMOS MAYO – AGOSTO 2018 y encuentros de preparación

FECHAS BAUTISMOS  MAYO – AGOSTO 2018

  • SÁBADOS  5 – 12 – 19 – 26  DE MAYO (17:30)
  • SÁBADOS  2 – 9 – 16 – 23 – 30 DE JUNIO (17:30)
  • SÁBADOS  14 – 21 y 28 DE JULIO (17:30)
  • SÁBADOS   4 – 11 – 18  y 25 DE AGOSTO (12:00)

      Encuentros de preparación al Bautismo

  • Viernes 4 de Mayo (19:30)
  • Viernes 1 de junio (19:30)
  • Viernes 6 de julio (20:30)
  • Viernes 3 de agosto (20:30)
Publicado en Familia | Comentarios desactivados en FECHAS BAUTISMOS MAYO – AGOSTO 2018 y encuentros de preparación

MAYO, MES DEDICADO A MARÍA

María, que por la gracia de Dios, después de su Hijo, fue exaltada por encima de todos los ángeles y los hombres, en cuanto que es la Santísima Madre de Dios, que tomó parte en los misterios de Cristo, con razón es honrada con especial culto por la Iglesia. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de “Madre de Dios”,  a cuyo amparo los fieles en todos sus peligros y necesidades acuden con sus súplicas.

Especialmente desde el Concilio de Éfeso (431), el culto del pueblo de Dios hacia María creció admirablemente en la veneración y el amor, en la invocación e imitación, según las palabras proféticas de ella misma: “Me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque hizo en mí cosas grandes el Poderoso” (Lc., 1, 48). Sigue leyendo

Publicado en Catequesis, Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en MAYO, MES DEDICADO A MARÍA

EL ANUNCIO SORPRESA, LA RESPUESTA A TODA PRISA Y LA PREGUNTA…

“Después de escuchar la Palabra de Dios, de este pasaje del Evangelio, me viene a decir tres cosas.

Primero: el anuncio. Hay un anuncio ahí: el Señor ha resucitado. Ese anuncio que desde los primeros tiempos de los cristianos andaba de boca en boca; era el saludo: el Señor ha resucitado. Y las mujeres, que fueron a ungir el cuerpo del Señor, se encontraron frente a una sorpresa. Sorpresa … Los anuncios de Dios son siempre sorpresas, porque nuestro Dios es el Dios de las sorpresas. Es así desde el comienzo de la historia de la salvación, desde nuestro padre Abraham, Dios te sorprende: “Pero ve, vete, vete, deja tu tierra y vete”. Y siempre hay una sorpresa tras otra. Dios no puede hacer un anuncio sin sorprendernos. Y la sorpresa es lo que conmueve tu corazón, que te toca allí mismo, donde no lo esperas. Para decirlo un poco con el lenguaje de los jóvenes: sorpresa es un golpe bajo; no lo esperas. Y Él va y te conmueve. Primero: el anuncio hecho sorprende.

Segundo: la prisa. Las mujeres corren, se apresuran a decir: “¡Pero, encontramos esto!”. Las sorpresas de Dios nos ponen en camino, de inmediato, sin esperar. Y entonces corren a ver. Y Pedro y Juan corren. Los pastores, en la noche de Navidad, corren: “Vamos a Belén a ver lo que nos han dicho los ángeles”. Y la mujer samaritana corre para decirle a su gente: “Esto es nuevo: encontré a un hombre que me contó todo lo que hice”. Y la gente sabía lo que había hecho. Y esa gente corre, deja lo que está haciendo, incluso el ama de casa deja las patatas en la olla -las encontrará quemadas – pero lo importante es ir, correr, para ver aquella sorpresa, aquel anuncio. Incluso hoy sucede. En nuestros vecindarios, en las aldeas cuando sucede algo extraordinario, la gente corre a ver. Va de prisa. Andrés, no perdió el tiempo y rápidamente se dirigió a Pedro para decirle: “Hemos encontrado al Mesías”. Las sorpresas, las buenas noticias, se dan siempre así: de prisa.

cropped-santo_tomas.jpgEn el Evangelio hay uno que se toma un poco de  tiempo; no quiere arriesgarse. Pero el Señor es bueno, lo espera con amor; es Tomás. “Lo creeré cuando vea las heridas”, dice. Incluso el Señor tiene paciencia para aquellos que no van tan rápido. El anuncio-sorpresa, la respuesta a toda prisa y lo tercero que me gustaría decirles hoy es una pregunta: “¿Y yo? ¿Tengo mi corazón abierto a las sorpresas de Dios? ¿soy capaz de ir aprisa o siempre con esa cantinela: “Pues mañana veré, mañana, mañana?”. ¿Qué me dice la sorpresa?  Juan y Pedro fueron corriendo al sepulcro. De Juan el Evangelio nos dice: “creyó”. Incluso Pedro: “Cree”, pero a su manera, con fe un poco mezclada con el remordimiento de haber negado al Señor.

El anuncio hecho sorpresa, la carrera/andar deprisa y la pregunta: Y tú ¿qué estás haciendo en esta Pascua 2018? ¿Y yo, qué hago?

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en EL ANUNCIO SORPRESA, LA RESPUESTA A TODA PRISA Y LA PREGUNTA…

EL ANUNCIO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA: ¡¡Ha resucitado!!

A pesar de nuestros silencios tan contundentes, la piedra del sepulcro gritó y en su grito anunció para todos un nuevo camino.

“Fue la creación la primera en hacerse eco del triunfo de la Vida sobre todas las formas que intentaron callar y enmudecer la alegría del evangelio.

tumba-vacia-400x300Fue la piedra del sepulcro la primera en saltar y a su manera entonar un canto de alabanza y admiración, de alegría y de esperanza al que todos somos invitados a tomar parte; y así dejar espacio para el mayor anuncio que jamás la historia haya podido contener en su seno: «NO ESTÁ AQUÍ HA RESUCITADO» (Mt 28,6).

“Este es el fundamento y la fuerza que tenemos los cristianos para poner nuestra vida y energía, nuestra inteligencia, afectos y voluntad en buscar, y especialmente en generar, caminos de dignidad: ¡No está aquí…ha resucitado!”, …este anuncio “que sostiene nuestra esperanza y la transforma en gestos concretos de caridad”. Sigue leyendo

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en EL ANUNCIO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA: ¡¡Ha resucitado!!

VIO Y CREYÓ (Jn 20,1-9).

PASCUA17“Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos” (Jn 20, 1-9).

“Hoy la Iglesia repite, canta, grita, Jesús ha resucitado, pero ¿cómo es esto? Pedro, Juan y las mujeres fueron al sepulcro y estaba vacío, pero Él no estaba. Y fueron con el corazón cerrado de la tristeza, la tristeza de una derrota, el Maestro, su Maestro, aquel que tanto amaban ha sido justiciado y muerto y de la muerte no se regresa. Esta es la derrota, este es el camino de la derrota, el camino hacia el sepulcro. Pero el ángel les dice: no está aquí, ha resucitado. El primer anuncio, ¡ha resucitado!.

Después la confusión, el corazón cerrado, las apariciones, ellos cerrados, toda la jornada en el cenáculo porque tenían miedo que les sucediera a ellos lo que le sucedió a Jesús. Y la Iglesia no deja de decir a nuestros fracasos, a nuestros corazones cerrados, temerosos… ¡detente!, el Señor ha resucitado. Pero si el señor ha resucitado como es que suceden estas cosas, como es que suceden tantas desgracias, enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerra, destrucción, mutilación, revancha, odio… ¿dónde está el Señor?”. Asi empezaba el Papa Francsico su homilía improvisada  -sin papeles- en la misa de Pascua de 2017. “La resurrección de Cristo no es una fiesta con flores; es algo más. Es el Misterio de la piedra descartada que termina por ser el fundamento de nuestra existencia, ¡Cristo ha resucitado!…tú, pequeña piedra, tienes un sentido en la vida porque eres una piedra tomada de aquella gran piedra…”.
Sigue leyendo

Publicado en Año de la Misericordia, Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en VIO Y CREYÓ (Jn 20,1-9).

PREGÓN PASCUAL

IMG-20170416-WA0015El Pregón Pascual es uno de los más antiguos himnos de la tradición litúrgica romana. Invita a la Iglesia entera a exaltar y a alegrarse por el cumplimiento de las profecías, recorriendo con su canto los prodigios cumplidos en la historia de la salvación:

Alégrense por fin los coros de los ángeles, Alégrense las jerarquías del cielo, y por la victoria de rey tan poderoso que las trompetas anuncien la salvación. Goce también la tierra, inundada de tanta claridad, y que, radiante con el fulgor del rey eterno, se sienta libre de la tiniebla, que cubría el orbe entero.

Alégrese también nuestra madre la Iglesia, revestida de luz tan brillante; resuene este templo con las aclamaciones del pueblo. En verdad es justo y necesario aclamar con nuestras voces y con todo el afecto del corazón a Dios invisible, el Padre todopoderoso, y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre la deuda de Adán y, ha borrado con su sangre inmaculada, la condena del antiguo pecado. Porque éstas son las fiestas de Pascua en las que se inmola el verdadero Cordero, cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

Esta es la noche en que sacaste de Egipto, a los israelitas, nuestros padres, y los hiciste pasar a pie el mar Rojo. Esta es la noche en que la columna de fuego esclareció las tinieblas del pecado. Esta es la noche que a todos los que creen en Cristo, por toda la tierra los arranca de los vicios del mundo y de la oscuridad del pecado, los restituye a la gracia y los agrega a los santos. Esta es la noche en que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo. ¿De qué nos serviría haber nacido si no hubiéramos sido rescatados?

¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!¡Qué incomparable ternura y caridad! Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo! Necesario fue el pecado de Adán, que ha sido borrado por la muerte de Cristo. ¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor! ¡Qué noche tan dichosa! Sólo ella conoció el momento en que Cristo resucitó del abismo. Esta es la noche de que estaba escrito: «Será la noche clara como el día, la noche iluminada por mi gozo».

Y así, esta noche santa ahuyenta los pecados, lava las culpas, devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, expulsa el odio, trae la concordia, doblega a los potentes. En esta noche de gracia, acepta, Padre Santo, el sacrificio vespertino de esta llama, que la santa Iglesia te ofrece en la solemne ofrenda de este cirio, obra de las abejas.

Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria de Dios. Y aunque distribuye su luz, no mengua al repartirla, porque se alimenta de cera fundida, que elaboró la abeja fecunda para hacer esta lámpara preciosa.

¡Qué noche tan dichosa en que se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino!

Te rogamos, Señor, que este cirio, consagrado a tu nombre, para destruir la oscuridad de esta noche, arda sin apagarse y, aceptado como perfume, se asocie a las lumbreras del cielo.

Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo, ese lucero que no conoce ocaso Jesucristo, tu Hijo, que, volviendo del abismo, brilla sereno para el linaje humano, y vive y reina por los siglos de los siglos.

Amen.

Publicado en Año de la Misericordia, Noticias, Oración | Comentarios desactivados en PREGÓN PASCUAL

SABADO SANTO

Durante el  Sábado Santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y su muerte, su descenso a los infiernos y esperando en oración y ayuno su resurrección. Es el día del silencio: la comunidad cristiana vela junto al sepulcro. Esto nos enseña el catecismo de la Iglesia Católica (CIC 624,625,628), al tratar este artículo de nuestra fe:

“Por la gracia de Dios, gustó la muerte para bien de todos” (Hb 2, 9). En su designio de salvación, Dios dispuso que su Hijo no solamente “muriese por nuestros pecados” (1 Co 15, 3) sino también que “gustase la muerte”, es decir, que conociera el estado de muerte, el estado de separación entre su alma y su cuerpo, durante el tiempo comprendido entre el momento en que Él expiró en la Cruz y el momento en que resucitó. Este estado de Cristo muerto es el misterio del sepulcro y del descenso a los infiernos. Es el misterio del Sábado Santo en el que Cristo depositado en la tumba (cf. Jn 19, 42) manifiesta el gran reposo sabático de Dios (cf. Hb 4, 4-9) después de realizar (cf. Jn 19, 30) la salvación de los hombres, que establece en la paz el universo entero (cf. Col 1, 18-20). Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en SABADO SANTO