Pascua del Enfermo: “SALUD PARA TI, SALUD PARA TU CASA” (1 Sam 25, 6)

JME 2017En España, la Pascua del Enfermo, el VI domingo de Pascua (21 de mayo) acoge la invitación del papa Francisco en la encíclica ‘Laudato si’. En ella nos pide que cuidemos y trabajemos por la prevención de las enfermedades: estando atentos a los riesgos del entorno natural o social que puedan causarlas y promoviendo acciones o actitudes que puedan ayudar a tener más salud personal y comunitaria. Así, el tema y lema serán: «Pastoral de la salud y ecología integral: “Salud para ti, salud para tu casa”» (1 Sam 25, 6).

Nos llama a la responsabilidad: − «Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo» (229). − Pues tiene que haber en el corazón «ternura, compasión y preocupación por los seres humanos», (91) ya que «todo está conectado. Por eso se requiere una preocupación por el ambiente unida al amor sincero hacia los seres humanos y a un constante compromiso ante los problemas de la sociedad» (119). − «La acción de la Iglesia no sólo intenta recordar el deber de cuidar la naturaleza, sino que al mismo tiempo “debe proteger sobre todo al hombre contra la destrucción de sí mismo”» (79). Las palabras del Papa, sumadas a la evolución del concepto de salud y de la propia teología de la salud, nos reclaman una renovación de la pastoral de la salud que, superando el ‘dolorismo’, se plantee en positivo la prevención de la enfermedad y la promoción de la vida.

En nuestra parroquia celebramos también esta ‘Pascua del Enfermo’ en la Eucaristía de las 11:30. En el transcurso de la misma, se administrará el sacramento de la Unción de Enfermos a las personas que lo soliciten, con las debidas disposiciones, bien porque estén aquejados de alguna dolencia importante, o que tienen una salud más frágil por su edad avanzada.

Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en Pascua del Enfermo: “SALUD PARA TI, SALUD PARA TU CASA” (1 Sam 25, 6)

13 de Mayo : El Papa peregrina a FÁTIMA en el centenario de las apariciones.

cropped-Fatima17.jpg«El próximo viernes y sábado – si Dios quiere – iré como peregrino a Fátima, para encomendarle a la Virgen los destinos temporales y eternos de la humanidad y suplicarle sobre sus caminos las bendiciones del Cielo. Les pido a todos que me acompañen, como peregrinos de la esperanza y de la paz: que vuestras manos en oración sigan sosteniendo las mías. Quiera la mayor y mejor de las Madres velar sobre cada uno de ustedes, a lo largo de vuestros días hasta la eternidad».

Sigue leyendo

Publicado en Eventos, Noticias, Oración | Comentarios desactivados en 13 de Mayo : El Papa peregrina a FÁTIMA en el centenario de las apariciones.

IV Domingo de Pascua – EL BUEN PASTOR

buen pastorTodos conocemos ese hermoso salmo que nos llena de confianza y que dice “El Señor es mi pastor, nada me falta…” . Cuántas veces habremos rezado con él… Llenos del gozo que siempre trae el tiempo de Pascua, hoy escuchamos las palabras del mismo Cristo, que nos dice que Él es nuestro pastor; el pastor de su rebaño, de su Iglesia. Y como todos los pastores, Jesús se describe como aquel que alimenta a sus ovejas, que las cuida y las defiende.

Él las conoce y ellas lo conocen a Él; es un conocimiento recíproco entre el pastor y sus ovejas lo que está en el fondo de la cuestión. Pero sobre todo, Jesús es un pastor distinto, porque está dispuesto incluso a dar la vida por ellas. Además, nos dice que tiene otras ovejas a las que quiere reunir en un solo rebaño“también a ésas las tengo que atraer, y escucharán mi voz y habrá un solo rebaño, un solo pastor”. Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en IV Domingo de Pascua – EL BUEN PASTOR

MAYO, MES DEDICADO A MARÍA

María, que por la gracia de Dios, después de su Hijo, fue exaltada por encima de todos los ángeles y los hombres, en cuanto que es la Santísima Madre de Dios, que tomó parte en los misterios de Cristo, con razón es honrada con especial culto por la Iglesia. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de “Madre de Dios”,  a cuyo amparo los fieles en todos sus peligros y necesidades acuden con sus súplicas.

Especialmente desde el Concilio de Éfeso (431), el culto del pueblo de Dios hacia María creció admirablemente en la veneración y el amor, en la invocación e imitación, según las palabras proféticas de ella misma: “Me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque hizo en mí cosas grandes el Poderoso” (Lc., 1, 48). Sigue leyendo

Publicado en Catequesis, Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en MAYO, MES DEDICADO A MARÍA

CAICARA: Misioneros en la frontera

IMG-20170220-WA0006Este domingo, 30 de abril, la Diócesis de Málaga dedica la jornada a dar a conocer la Misión que sostiene en Venezuela, concretamente en la zona conocida como Caicara del Orinoco. Un día para rezar por estos hermanos nuestros y para contribuir económicamente con la labor que allí realiza la Iglesia de Málaga. En la actualidad, son tres los sacerdotes malagueños que desempeñan en Venezuela su ministerio: Manuel Lozano, Juan Manuel Barreiro y, desde hace dos meses, Antonio Collado, en la que es ya su tercera estancia misionera en Caicara.

Atienden un territorio equivalente a la mitad de Andalucía. En moto, todoterreno, canoa o avioneta, el Evangelio se abre paso en medio de la selva para atender las necesidades espirituales y materiales de miles de hermanos nuestros. Sigue leyendo

Publicado en Caridad, Catequesis, Eventos, Noticias | Comentarios desactivados en CAICARA: Misioneros en la frontera

CAMINO DE EMAÚS

“…Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole: Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado. Y entró a quedarse con ellos. Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado…” (LC 24, 13-35).

EMAUSComo los de Emaús, también nosotros necesitamos compañeros de camino capaces de aproximarse y escuchar sin precipitar respuestas. Compañeros de camino que se hagan cargo de nuestro dolor e iluminen nuestra experiencia vital… Compañeros que hagan con nosotros la larga travesía de la noche del dolor, de la enfermedad, del sinsentido, compañeros que no nos reprochen lo que nos cuesta aceptar el aguijón de la muerte, de la enfermedad, de la tragedia, de la cruz, de la ausencia. Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas, Oración | Comentarios desactivados en CAMINO DE EMAÚS

SEMANA SANTA 2017 (en imágenes): Liturgia celebrada, vivida, compartida…

“Toda la evangelización está fundada sobre ella, escuchada, meditada, vivida, celebrada y testimoniada…la Palabra de Dios escuchada y celebrada, sobre todo en la Eucaristía, alimenta y refuerza interiormente a los cristianos y los vuelve capaces de un auténtico testimonio evangélico en la vida cotidiana” (EG 174).

La Liturgia comunica, proclama y explicita la fe. La fe vivida y testimoniada dispone a amar y servir, hace a los creyentes creíbles en el mundo. Rezada, la fe orada, meditada, nos empuja a esperar. Y este camino no lo hacemos en solitario: la fe es compartida en comunidad, en familia, en la parroquia y con toda la Iglesia.

Y escuchando, meditando, viviendo, celebrando…hemos recorrido este camino “abriendo las puertas a Cristo”, a través de nuestro particular itinerario cuaresmal: obediencia, transformación, conversión, luz y vida nos han ido guiando hacia la Pascua; contemplando a Jesús en las tentaciones del desierto, en el Tabor, con la samaritana, devolviéndole la vista al ciego o resucitando a su amigo Lázaro en Betania.

Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en SEMANA SANTA 2017 (en imágenes): Liturgia celebrada, vivida, compartida…

II DOMINGO DE PASCUA O DE LA DIVINA MISERICORDIA

DM3Este es el tiempo de la misericordia. Cada día de nuestra vida está marcado por la presencia de Dios, que guía nuestros pasos con el poder de la gracia que el Espíritu infunde en el corazón para plasmarlo y hacerlo capaz de amar. Es el tiempo de la misericordia para todos y cada uno, para que nadie piense que está fuera de la cercanía de Dios y de la potencia de su ternura. Es el tiempo de la misericordia, para que los débiles e indefensos, los que están lejos y solos sientan la presencia de hermanos y hermanas que los sostienen en sus necesidades. Es el tiempo de la misericordia, para que los pobres sientan la mirada de respeto y atención de aquellos que, venciendo la indiferencia, han descubierto lo que es fundamental en la vida. Es el tiempo de la misericordia, para que cada pecador no deje de pedir perdón y de sentir la mano del Padre que acoge y abraza siempre” (Misericordia et misera, 21). Sigue leyendo

Publicado en Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en II DOMINGO DE PASCUA O DE LA DIVINA MISERICORDIA

VIO Y CREYÓ (Jn 20,1-9).

PASCUA17“Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos” (Jn 20, 1-9).

“Hoy la Iglesia repite, canta, grita, Jesús ha resucitado, pero ¿cómo es esto? Pedro, Juan y las mujeres fueron al sepulcro y estaba vacío, pero Él no estaba. Y fueron con el corazón cerrado de la tristeza, la tristeza de una derrota, el Maestro, su Maestro, aquel que tanto amaban ha sido justiciado y muerto y de la muerte no se regresa. Esta es la derrota, este es el camino de la derrota, el camino hacia el sepulcro. Pero el ángel les dice: no está aquí, ha resucitado. El primer anuncio, ¡ha resucitado!.

Después la confusión, el corazón cerrado, las apariciones, ellos cerrados, toda la jornada en el cenáculo porque tenían miedo que les sucediera a ellos lo que le sucedió a Jesús. Y la Iglesia no deja de decir a nuestros fracasos, a nuestros corazones cerrados, temerosos… ¡detente!, el Señor ha resucitado. Pero si el señor ha resucitado como es que suceden estas cosas, como es que suceden tantas desgracias, enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerra, destrucción, mutilación, revancha, odio… ¿dónde está el Señor?”. Asi empezaba el Papa Francsico su homilía improvisada  -sin papeles- en la misa de Pascua de esta mañana. “La resurrección de Cristo no es una fiesta con flores; es algo más. Es el Misterio de la piedra descartada que termina por ser el fundamento de nuestra existencia, ¡Cristo ha resucitado!…tú, pequeña piedra, tienes un sentido en la vida porque eres una piedra tomada de aquella gran piedra…”.
Sigue leyendo

Publicado en Año de la Misericordia, Fiestas litúrgicas | Comentarios desactivados en VIO Y CREYÓ (Jn 20,1-9).

PREGÓN PASCUAL

IMG-20170416-WA0015El Pregón Pascual es uno de los más antiguos himnos de la tradición litúrgica romana. Invita a la Iglesia entera a exaltar y a alegrarse por el cumplimiento de las profecías, recorriendo con su canto los prodigios cumplidos en la historia de la salvación:

Alégrense por fin los coros de los ángeles, Alégrense las jerarquías del cielo, y por la victoria de rey tan poderoso que las trompetas anuncien la salvación. Goce también la tierra, inundada de tanta claridad, y que, radiante con el fulgor del rey eterno, se sienta libre de la tiniebla, que cubría el orbe entero.

Alégrese también nuestra madre la Iglesia, revestida de luz tan brillante; resuene este templo con las aclamaciones del pueblo. En verdad es justo y necesario aclamar con nuestras voces y con todo el afecto del corazón a Dios invisible, el Padre todopoderoso, y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre la deuda de Adán y, ha borrado con su sangre inmaculada, la condena del antiguo pecado. Porque éstas son las fiestas de Pascua en las que se inmola el verdadero Cordero, cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

Esta es la noche en que sacaste de Egipto, a los israelitas, nuestros padres, y los hiciste pasar a pie el mar Rojo. Esta es la noche en que la columna de fuego esclareció las tinieblas del pecado. Esta es la noche que a todos los que creen en Cristo, por toda la tierra los arranca de los vicios del mundo y de la oscuridad del pecado, los restituye a la gracia y los agrega a los santos. Esta es la noche en que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo. ¿De qué nos serviría haber nacido si no hubiéramos sido rescatados?

¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!¡Qué incomparable ternura y caridad! Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo! Necesario fue el pecado de Adán, que ha sido borrado por la muerte de Cristo. ¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor! ¡Qué noche tan dichosa! Sólo ella conoció el momento en que Cristo resucitó del abismo. Esta es la noche de que estaba escrito: «Será la noche clara como el día, la noche iluminada por mi gozo».

Y así, esta noche santa ahuyenta los pecados, lava las culpas, devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, expulsa el odio, trae la concordia, doblega a los potentes. En esta noche de gracia, acepta, Padre Santo, el sacrificio vespertino de esta llama, que la santa Iglesia te ofrece en la solemne ofrenda de este cirio, obra de las abejas.

Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria de Dios. Y aunque distribuye su luz, no mengua al repartirla, porque se alimenta de cera fundida, que elaboró la abeja fecunda para hacer esta lámpara preciosa.

¡Qué noche tan dichosa en que se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino!

Te rogamos, Señor, que este cirio, consagrado a tu nombre, para destruir la oscuridad de esta noche, arda sin apagarse y, aceptado como perfume, se asocie a las lumbreras del cielo.

Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo, ese lucero que no conoce ocaso Jesucristo, tu Hijo, que, volviendo del abismo, brilla sereno para el linaje humano, y vive y reina por los siglos de los siglos.

Amen.

Publicado en Año de la Misericordia, Noticias, Oración | Comentarios desactivados en PREGÓN PASCUAL