16 de Julio: NTR.SRA. DEL CARMEN

La devoción a la patrona de las gentes del mar es una de las más antiguas y extendidas del mundo. La festividad de la Virgen del Carmen trae consigo una serie de tradiciones y elementos que la distinguen de otras celebraciones de la provincia. Historia, tradición y fervor se unen para dar como resultado un día único, donde el mar se convierte en el escenario de una procesión singular.

CARMENPasados más de diez siglos de cristianismo, llegaron cristianos europeos a vivir una vida de fe en el Monte Carmelo de Palestina; vivían en cuevas, pero compartían momentos de oración comunitaria en una pequeña Ermita que dedicaron a María, en quien reconocían la tradición bíblica de la Mater et Decor Carmeli, la Madre y Hermosura del Carmelo.

Sin embargo, la victoria de las tropas musulmanas del sultán Saladino sobre los cruzados cristianos, a orillas del lago de Tiberíades, cambió todo. En el año 1187 el ejército musulmán aplastó a los cristianos y comenzó a hostigar a muerte a todo el que perteneciese al pueblo de la cruz; es decir, los cristianos. Los ermitaños del Monte Carmelo tuvieron que huir y regresar a sus países, propiciando así la extensión por todo el mundo de la devoción a la Virgen del Carmen.

De ese modo se establecieron los primeros Carmelos en Chipre, Sicilia, Inglaterra, Francia y España. La Orden del Monte Carmelo sufrió varios avatares. Cuando en el siglo XIII los carmelitas estaban a punto de perder su carisma inicial, la Virgen del Carmen entregó su escapulario a san Simón Stock en un convento cerca de Londres, para ratificar su misión contemplativa y mariana. Y san Simón Stock promovió la devoción a la Virgen del Carmen.

La advocación carmelitana, que sólo se conocía en un pequeño cenobio de Tierra Santa, se expandió, a causa de Saladino y su “yihad” (guerra santa), por toda Europa. En los siglos siguientes, sobre todo en el XVI y en el XVII, los misioneros y navegantes españoles, ingleses y franceses llevaron la devoción a la Virgen del Carmen hasta las Indias y el Nuevo Mundo, Asia y América, y más tarde a África y a Oceanía. Así la devoción a la Virgen del Carmen se extendió por todo el mundo.

Esta entrada fue publicada en Fiestas litúrgicas. Guarda el enlace permanente.