EL SENTIDO CRISTIANO DE LAS VACACIONES

familia1-300x200Hace poco el evangelio dominical hacía referencia al tan conocido episodio narrado por san Lucas (10,38-42), de la visita Jesús en casa de Marta y María. Benedicto XVI glosando este mismo pasaje, comentaba:  “Aunque las personas tienen que trabajar y ocuparse de las labores domésticas y profesionales, necesitan sobre todo a Dios, que es luz interior de amor y verdad.

 “…La palabra de Cristo es clarísima: ningún desprecio por la vida activa, ni mucho menos por la generosa hospitalidad; sino una llamada clara al hecho de que la única cosa verdaderamente necesaria es otra: escuchar la Palabra del Señor ¡y el Señor en aquel momento está allí presente en la Persona de Jesús! Todo lo demás pasará y nos será quitado, pero la Palabra de Dios es eterna y da sentido a nuestro quehacer cotidiano…. Sin amor, aun las actividades más importantes pierden valor y no dan alegría. Sin un significado profundo, todo nuestro afán se reduce a mero activismo estéril y desordenado. Y ¿quién nos da el Amor y la Verdad, sino Jesucristo? Aprendamos pues, a ayudarnos los unos a los otros, a colaborar, pero ante todo a elegir juntos la parte mejor, que será siempre nuestro bien más grande”.

Las vacaciones veraniegas son un buen momento para dedicarse a “lo más importante en la vida”cultivar y avivar nuestra amistad con Cristo, escuchando la Palabra del Señor, que lleva a la contemplación de su Misterio y al servicio del prójimo.

Reflexión personal, oración, servicio al prójimo, cultivo de las relaciones personales y familiares, lectura, ocio, deporte, cultura… En definitiva: dedicar nuestro tiempo libre a actividades que descuidamos el resto del año o no les prestamos la atención suficiente, pero siempre  con la mirada puesta en el servicio a los demás y en Cristo, nuestro único referente ayer, hoy y siempre.

entre las lecturas, una propuesta concreta para este verano, emanadas del magisterio del Papa Francisco:

  • las Encíclicas LUMEN FIDEI y LAUDATO SI;
  • las cartas apostólicas Misericordiae Vultus y Misericordia et misera;
  • o las exhortaciones apostólicas EVANGELII GAUDIUM o AMORIS LAETITIA.

Textos del Pontífice profundos y a la vez asequibles, a través de una lectura pausada y reflexiva.

Esta entrada fue publicada en Familia. Guarda el enlace permanente.